jueves, 15 de mayo de 2014

De aquí y allá

 

Después de tanto tiempo de no aparecerme por este blog, decidí romper el silencio. Deje atrás tareas y actividades de la Universidad, aprovechando que el cuatrimestre terminó tomé mi laptop y a escribir se ha dicho.

yo

Qué gran satisfacción se siente el ir avanzando en la lectura. Precisamente ayer terminé el cuarto libro de Juego de Tronos – Festín de cuervos. Muy bueno, uf, excelente lectura. Ya estoy haciendo mi guardadito para comprar Danza de Dragones, y espero que pronto saquen a la venta el que sigue, porque eso de quedarse en la espera de ver qué sigue es insoportable. Por eso no me gustan las series. Te encandilas con una, ahí vas viendo capitulo por capitulo y tómala, alguien de producción o la televisora o quien sea dice que ya no más, que ahí se quedo, y te quedas con el “qué habrá pasado con ellos”. Es peor con los libros. Tanto trabajo y tiempo refinarte un libro de 600 paginas para que al final te queden a deber, eso es una grosería.

En otro post les contaré del ultimo libro de Stephen King, qué bueno estuvo, ese me lo refine en menos de una semana (y trabajo y estudio, no crean que me la paso rascándome las enaguas), necesito mucho espacio para platicarles todos mis sentimientos con este libro.

Acabo de regresar de vacas (vacaciones), que cosa más rica. yo1Esto es lo que le da sabor a la vida. Es la sal y pimienta del día a día. Me lancé a Vallarta, pero no a la ciudad, al smog del puerto, no, me fui a la entrada, al Nuevo Vallarta (menos mal que le difirieron a Acapulco con su “zona diamante”). No hacía tanto calor como para sofocarte, y el mar estaba tibio, sabroso. Opté por visitar Bucerías, un pueblito muy alivianado, con restaurantes en la playa, calles empedradas y buena vibra por todos lados. Me alejé un poquito más rumbo a Punta Mita, y qué barbaros, encontramos una calle, si, una calle sin pavimentar, con unas casonas de lujo que daban al mar. Letreros colgantes decían Familia Smith, otros: Familia Cadburn, y ningún Hernández, González o Ramírez, no, estos son más de Bucerías. Todas sus casas al lado del mar, y como no te pueden bloquear la playa nada más por que sí, pues me fui con mis cuates a conocer esa playa, que en donde dejamos el carro tenía un letrerote que decía: Beware, crocodiles near you, do not feed them. (Aguas!!! cocodrilos habitan este lugar, no se les acerque ni les aviente pan [no son gaviotas]) ya que en esa playa un río de agua dulce se une con el mar. Otra cosa, de verdad, ni en sueños te encuentras un lugar así en Acapulco.

En las tardes mis amigos y yo nos salimos a dar una vuelta, aprovechando que el sol se ocultaba mucho más tarde que en mi pueblo. En una calle nos encontramos unas canchas de futbol rápido, solitas, vacías, tanto, que me encontré una iguana, neta, de mi tamaño, que traté de capturarla pero corrió como lo hace mi abuela, ni de chiste la alcancé. Ahí nos lanzamos unos pases, corrimos con Chata y Chato (mis perros, nunca salgo sin ellos) para cansarlos y que llegaran a dormir, y disfrutamos del atardecer.

yo2

yo3

Por supuesto, estando entre Nayarit y Jalisco no pude contenerme en comer mi Birria, uff, estuvo buenísima, con limón en el consomé, y un buen refresco bien frío, excelente.

yo4

Los días se pasaron rápido y ya cuando me di cuenta teníamos que regresar. No importa, valió la pena, muy buenas vacas, y ya de regreso a la rutina diaria. Triste por el regreso aparte me agarró el cierre del cuatri con todo y exámenes, y ni pex, a presentarlos. Por fortuna pasé, todas las materias, espero que así me mantenga en los siguientes. Nos leemos pronto.

Related Posts with Thumbnails