jueves, 17 de octubre de 2013

Oruga carnívora

 

Alguna vez alguien comentó lo afortunados que somos los humanos al tener la fauna y flora que nos rodea. Siendo más específicos, ¿qué pasaría si los insectos tuvieran un tamaño proporcional al hombre? Sin duda alguna seríamos ganado para ellos, simple alimento.

Hemos visto insectos conocidos por todos nosotros feos, violentos y articulados para cazar y matar: arañas, escorpiones, hormigas, avispas, pero ¿han visto una oruga? Generalmente cuando escuchamos la palabra oruga la relacionamos con aquellas viejas caricaturas de Katy la oruga, tan tierna, tan dulce y siempre ayudando a los demás. Yo recuerdo el jardín de la abuela, colocando largas hojas verdes de lechuga, que a la mañana siguiente larvitas pequeñas casi transparentes se convertirían en enormes y gordas orugas verdes. Qué verde, tan intenso, tan… verde que permanecía un buen rato viéndolas como devoraban parte por parte de la hoja.

caterpillar1

Ahora imaginen lo siguiente, entre el genérico de las orugas, existe una entre ellas, digamos que del ganado, una de ellas es un león. Su cuerpo es el de una oruga, pero seis largas y puntiagudas patas le crecen cerca de su cabeza, donde unas quijadas prominentes le sirven para devorar la carne de sus presas. Al igual que sus congéneres esta oruga simula su entorno con el tono de su piel pero a diferencia de ellos, no es para pasar desapercibida de la mirada de sus cazadores. No. Es para ella camuflajearse en el entorno y cazar a las inocentes presas que tocan su peluda espalda percibiendo su movimiento. Al instante, y de un solo golpe, gira rápidamente ofreciendo su abrazo mortal.

caterpillar2

Cual película de horror si esta oruga viviera entre nosotros en tamaño hombre. Muchos caerían ante el abrazo de este insecto, para luego ser devorado lentamente, vivo.

viernes, 19 de julio de 2013

Jardín de jitomates.

anciano

Un señor de edad avanzada, de nacionalidad italiana, vivía solo en Nueva Jersey. Él deseaba plantar en su jardín semillas de jitomate, algo que hacía cada año. Pero la edad y el duro suelo le dificultaban trabajar con la tierra. Su único hijo, Vicente, quién siempre le ayudaba en la preparación de la tierra, en la siembra y en la cosecha no podía ayudarle, se encontraba en prisión. El anciano escribió una carta a su hijo explicándole lo difícil de su situación.

Querido hijo, me siento muy triste y agobiado pues no puedo plantar mis jitomates como solía hacerlo. Estoy demasiado viejo y cansado para abrir la tierra y colocar las semillas. Sé que si estuvieras a mi lado otro cantar sería. Sé que estarías contento y feliz de ayudarme en mis caprichos. Con amor, papá.

Pocos días después recibió una carta de su hijo:

Querido papá, por favor te suplico que no toques esa tierra. En ese jardín que tanto amas están ocultos los cuerpos de mis víctimas. Con amor, Vini.

A las 4 de la mañana del día siguiente agentes del FBI acompañados de la policía local irrumpieron en la casa del anciano. Con palas cavaron en el jardín buscando los cuerpos putrefactos. A medio día se disculparon con el anciano por la molestia causada y salieron de la casa sin ningún cuerpo o rastro que inculpara al hijo.

Ese mismo día, por la noche el hombre recibió una segunda carta de su hijo:

Querido papá, planta tus hermosos jitomates. Esto ha sido lo mejor que he podido hacer debido a las circunstancias, espero te ayude. Con amor, Vini.

jueves, 18 de julio de 2013

Jasón y los argonautas

6bn52xy

Creada en el año de 1963. Una película que representa mi infancia. Recuerdo haberla visto muchas veces, y no porque contáramos de un DVD, una video casetera. No. Eso no existía en aquellas épocas. Afortunadamente la pasaban por lo menos una vez al año en un canal local, y siempre era en Domingo por la tarde. La mayoría de veces en blanco y negro, era un lujo tener una televisión a color. Por fortuna amigos que visitaban mis papás contaban con una, y en ese día pasaron mi película favorita.

Jasón decide reclamar su trono pues un villano mata a su padre y se queda con el reino. De bebe es transportado lejos de ahí para sobrevivir pero cuando crece sabe que tiene que luchar por lo suyo. Pero para lograrlo necesita conseguir el vellocino de oro. ¿Qué es un vellocino? Según el diccionario quiere decir cuero curtido de modo que conserve la lana de la oveja o carnero. Lo que entiendo es que era una prenda muy común en épocas muy antiguas. Pero este vellocino no era cualquiera. Contenía poderes mágicos, sobrenaturales, capaces de curar cualquier herida y de proteger a su portador de la terrible muerte.

Decidido a conseguirla reúne un grupo de jóvenes atraídos por la aventura. Argos, el mejor carpintero del reino, y qué decir, el mejor creador de barcos, hace uno a la altura de dicha empresa. Honrando a su creador Jasón llama a la magnífica embarcación Argos, y aquellos que la manipulan en las aguas les llaman los argonautas.

Hombres como Hércules se unen a la expedición, y muy pronto les esperan increíbles aventuras como la visita a una isla con enormes estatuas que toman vida. Cómo recuerdo es escena. Cuando Hércules abandona el tesoro y al salir corriendo de los pies de una estatua, ésta le mira girando su cabeza al chirriar del metal.

Más adelante se encuentran con un ciclope. Con el mismo Poseidón que los protege durante el paso entre unas montañas. Con un dragón de cien cabezas. Con un ejército de calacas con espada y escudo en mano. También recuerdo mucho a las arpías que le quitaban la comida a un anciano ciego.

Si ahora la ven seguramente notaran los muñecos de plastilina o detalles que degradan la película. Claro, acostumbrados a los efectos de hoy nada del pasado es bueno. Pero si se imaginaran que lo que están viendo es con lo mejor de aquella época, tal vez las chingiñas que no permiten la entrada de luz en sus ojos permitan apreciar la belleza del cine de culto.

Es una de las películas que deberíamos ver antes de morir. Es un must de la cultura general y de conocer lo que generaciones pasadas disfrutábamos en casa.

Salud para todos.

565

images

jason2

jason4

miércoles, 17 de julio de 2013

Cero Tiempo en Purgatorio

 

papa_francisco_1

Según el código de Derecho Canónico de 1983, Libro IV, Parte I, Título IV, Capítulo IV, cánon 992 de nuestra queridísima e inequívoca, prestigiada, afamada, limpísima y recta Iglesia Católica dice: Indulgencia, remisión ante Dios de la pena temporal de los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los Santos.

Nos quedó claro entonces que la indulgencia es un perdón relativo por un pecado otorgado por quién así se dictamine. Y quién con más poder que el propio Papa Francisco, siendo la cabeza en la tierra de la Iglesia. Esta indulgencia nos permite, en caso de morir, pasar menos tiempo en el purgatorio y así, de acuerdo a nuestros hechos, bondades y pecados, dirigirnos al cielo o al infierno.

Ahora señores y señoras les tenemos una gran oferta por un periodo corto de tiempo. ¿Necesita indulgencias? ¿Cree que ha pecado demasiado? ¿Siente que ya lleva años apartados para su estancia en el purgatorio por su mal proceder? ¿Desea pasar solo un par de minutos para saludar a sus conocidos en el purgatorio y tomar el tren a la felicidad?

Hoy tenemos una promoción espectacular para usted. El Papa Francisco garantiza menor tiempo en el purgatorio a cualquiera que siga la cuenta de Twitter @Pontifex durante la jornada Mundial de la Juventud Católica, que se llevara a cabo en Rio de Janeiro. Ya se han creado Hashtags como #DiNoalPurgatorio #CeroTiempoPurga #ComeFrutasyVerduras

Repito, es solo por tiempo determinado. Llévese su tarjeta “CTP” Cero Tiempo en el Purgatorio, y por 100 visitas dominicales extra te llevarás la tarjeta “EPC” Expreso a las Puertas del Cielo.

Recuerda que hace centurias se ofrecían viajes directos al infierno gracias a la agencia especializada Santa Inquisición. Hoy es menor tiempo en el Purgatorio. Mañana será vuelo expreso sin paradas al Cielo.

Qué bonita familia.

Fuente

martes, 16 de julio de 2013

Abandono de libros

 

Y retomando de Solo libros el comentario del abandono, ¿qué libros no has terminado? ¿Cuáles de plano no llegaste ni a la primer cuarta parte? De acuerdo a Goodreads los libros más abandonados actuales son: Casual Vacancy de Rowling (nada que ver con Harry Potter; quiso mostrar a sus lectores que podía escribir drama para adultos, lo cual fue un chasco). La saga de cincuenta sombras de Grey (no a todos nos gustó, y movidos por la mercadotecnia muchos de nosotros compramos el primero para ni avanzar más de la página 50). Come, reza y ama (que hasta la película fue un chasco). La chica del tatuaje de Dragón (Yo en lo personal comencé a leer la saga recomendada por un amigo y no logré pasar de la mitad... snif…). Wicked, relatos de una bruja (yo tengo el libro mas no lo he leído, pero según veo muchos lo compran porque existe una obra en Broadway, con músicos y baile; pues que el libro no vale la pena pues los actores son los que le dan vida).

Después viene un recuento de los clásicos abandonados. Es increíble que lo hagan con Moby Dick, pero a decir verdad es un libro espeso, de difícil digestión. También menciona El Señor de los Anillos, y es completamente cierto que muy pocos, realmente muy pocos conocían o sabían de la existencia de esta obra mucho antes de las películas. Cuando la moda surgió e impactó los efectos y la historia todos corrieron a comprar el libro, que digo no es malo, pero como todo siempre es bueno tener cultura general.

Los libros que yo abandoné por falta de tiempo han sido El Quijote, aunque conozco la historia, el desarrollo, he leído opiniones, conjeturas y teorías al respecto. La Divina Comedia de Dante y de lo cual ocurre lo mismo, me he enterado y empapado de muchas conjeturas en cuanto al infierno de Dante. Pero los que de plano no pude leerme por falta de interés ha sido el tercer libro de la saga de Crepúsculo.

Igual que a todos. Me dicen: está buenísima la historia, un amor sobrenatural, bla bla bla. Compre el primer libro y lo leí en dos patadas, pues su estructura es tan simple que parece que realmente estas escuchando a la tonta adolescente. Mi opinión: buee…. Diferente la historia, vampiros tiernos, humana tonta, pueblo lejano, más o menos. Me refiné el segundo. Todavía lo rescata ahora lo del hombre lobo. Pero ya para el tercero no pude evitar vomitar. Ya era mucho para mi humilde persona.

No digo que la historia se mala, simplemente a mi no me llamó la atención. Cada vez que uno lee un libro le invierte una parte de su vida, por eso es importante darle o hacerlo con el libro que valga la pena. No debemos ser promiscuos con la lectura, también debemos escoger con quién.

Actualmente estoy leyendo el libro de Memorias de una Geisha, que a momentos me aburre a su madre… entonces acelero mi técnica de lectura a 1000 palabras por minuto y cuando encuentro que la lectura sea reaviva con un nuevo personaje, o una circunstancia interesante, meto freno y leo con calma.

Al que de plano abandone no por falta de interés ni por tiempo, sino por un #$%$# coraje fue el tercer tomo de Juego de Tronos o Canción de Hielo y Fuego. Sí. Me dio tanto coraje que mataran a mi personaje favorito que… %$#$% tuve que detenerme, hasta agarrar fuerzas y continuar. Ya les comentaré al respecto.

Buen día

Goodreads-to-5-most-abandoned-books-infographic

viernes, 12 de julio de 2013

Juguetes de Walking Dead

 

Esto es solo para coleccionistas. Los juguetes son caros y no es fácil que los consigas en México. Son hechos por el maestro de las artes plásticas McFarlane, creador de Spawn. Se ha dicho que a este señor, después del éxito de los comics de Spawn recreó los personajes en muñecos coleccionables mostrando los detalles a perfección en cada uno de ellos, y desde 1999 instaló su tienda virtual donde ofrecía dichos muñecos.

A la fecha cuenta con muchas colecciones ofreciéndonos desde Halo, Assassins Creed, Aliens hasta temporada 2012 de la liga MBA, NFL, NBA.

En esta ocasión les presento los muñecos de la serie de The Walking Dead. Solo vean el detalle de las piezas, y me imagino en el cuarto de lectura, sobre una repisa, entre los libros de Canción de Hielo y Fuego, y el casco de Lord Vader, colocarlos en posiciones reales. Lo bueno de imaginar ¿no?

Buen fin de semana.

thewalkingdeadtv1_rgrimes_packaging_dpthewalkingdeadtv1_rickgrimes_photo_01_dp

thewalkingdeadtv1_daryldixon_photo_01_dpthewalkingdeadtv1_zombiebiter_photo_01_dp

thewalkingdeadtv1_zombiewalker_photo_01_dpthewalkingdeadtv2_rickgrimes_photo_01_dp

thewalkingdeadtv2_rvzombie_photo_01_dpthewalkingdeadtv2_shanewalsh_photo_01_dp

thewalkingdeadtv2_wellzombie_photo_01_dpthewalkingdeadtv2_wellzombie_photo_05_dp

twd-tv3_autopsyzombie_photo_01_dptwd-tv3_merle_photo_01_dp

twd-tv3_michonne_photo_01_dptwd-tv3_michonne_photo_04_dp

Y les muestro el personaje que más me impresionó, la chica de la bici:

thewalkingdeadtv2_bicyclegirl_photo_01_dp

thewalkingdeadtv2_bicyclegirl_photo_02_dp

thewalkingdeadtv2_bicyclegirl_photo_05_dp

jueves, 11 de julio de 2013

Solo libros

 

DSCN9351

Con el primero fue La Divina Comedia de Dante. Tal vez en mis años mozos no estaba preparado para tan espesa lectura. El otro que recuerdo fue El Quijote de la Mancha, y eso que mi padre lo ha leído unas diez veces. Yo no he conseguido ni llegar a la página 100. Estos han sido los que he abandonado. Los que no he logrado darles punto final.

En aquellos años mi papá nos llevaba a la calle de Donceles, en el centro de la ciudad de México para comprarnos libros. Tiendas grandes, de techos altos y olor a humedad. Las paredes tapizadas de estantes. Unos sencillos, apenas barnizados para protegerlos de las polillas; otros más toscos, de madera recia, como el dueño, que se resistía a abandonar este mundo a pesar que su cuerpo se lo pedía. Cubiertos todos ellos de libros que siempre quería pues eran la novedad. Dispuestos con la cara al frente, orgullosos de su portada, de su editorial que no escatimaba en su elaboración. De pasta dura, irrompible, con hojas tan blancas que deslumbraban. Cuando tomaba uno de ellos y lo hojeaba lentamente disfrutando de su olor y de la sensación suave de sus hojas, el dueño ya me hacía señas interpretativas de si lo tomas, lo pagas, algo que no podía hacer pues el bolsillo de mi papá rehusaba pagar.

Removía libro tras libro en los estantes del frente, donde dispuestos sin forma ni acomodo cientos de estos esperaban a ser leídos. Ahí el olor de la humedad era más fuerte y los precios en centavos y pocos pesos. Lo malo era que no teníamos mucha selección. Contados eran los que conseguía rescatar de buena calidad, y no nada más en cuanto a la lectura sino la mayoría siendo de doble, tercer y siento que le llegaban a la veintena de uso, pues si no te ponías a las vivas y revisabas todas las hojas, podrías quedarte sin terminar una frase o perder la secuencia y deja tu algo importante.

Siempre aprovechaba para buscar un libro grande, gordo, que me tomara unos buenos días acabarlo. Todos a dieta. Flacos y feos. De ahí tomé libros de calidad como Miguel Strogoff de Julio Verne, dos de ciencia ficción de los años cincuenta, no recuerdo el nombre del autor, y un libro de la historia de un médico a principios de siglo. La ciudadela se llamaba.

Al escribir estas líneas no sé si sufría de un momentáneo lapsus brutus, o ceguera lectora impersonal, porque por más que repaso una y otra vez no teníamos mucho de donde elegir en esas librerías. En cambio ahora. Lo que daría por haber tenido un Gandhi, un Péndulo cerca de mi casa para comprar un libro. Llevo a mis niños a comprarles uno y la diversidad es tan grande que nos tomamos más de tres horas escogiendo lo que van a leer. Simplemente en la sección de niños puedes encontrar libros tan buenos que a pesar de entrar bajo ese catálogo bien sabes que ni los adultos se los refinan. Qué decir de la sección de novelas históricas, drama y los Best Sellers.

Hasta en eso nos tenían que quitar lo inculto. Nos tenían que enseñar cómo poner una librería de forma correcta y bien hecha. No intentos subliminales donde parece que vender un libro es un acto terrorista. Y vaya que lo es. Destruyes la ignorancia tan arraigada en mis paisanos, con sus maestros bloqueando las calles y sus escuelas destruidas por gente religiosa.

Tan bien que es leer un libro y llegar al final. Claro, siempre y cuando te agrade, pues no todo lo que brilla es oro, y no todo lo que lees es bueno. Como en todo hay que saber escoger, y más hoy, que tenemos tanta información a la mano.

Salud para todos.

Coimbra pobre

martes, 9 de julio de 2013

Enchiladas VS Chilaquiles

 

Una vez me dijeron que era lo mismo enchiladas que chilaquiles. No, yo opino que no es así. Tal vez si lo viéramos como una ecuación matemática: el orden de los factores no altera el producto, o que es lo mismo, son ingredientes iguales con presentación distinta, mi opinión es que no es lo mismo.

La enchilada está hecha con tortillas bañadas en salsa picante, la cual puede ser roja o verde, picosa eso sí, y rellenas de pollo, pavo o res. Fundes queso sobre las enchiladas, colocas crema, lechuga, cebolla picada o en rodajas, y le das otra cucharada de salsa.

Enchiladas-Verdes2

Usualmente la enchilada es un platillo fuerte durante el desayuno o la comida.

Los chilaquiles son totopos, trozos de tortilla de maíz fritos en aceite, bañados en salsa verde o roja bien picosa, y se le puede colocar aunque no es forzoso pollo deshebrado, harto queso, crema y cebolla.

chilaquiles-verdes

Sí, así es, son los mismos ingredientes pero es muy diferente comerte unas enchiladas a unos chilaquiles. Los últimos son más para curarte la resaca y mejorar tu estomago después de un par de botellas de tequila. Yo prefiero las enchiladas.

¿Y ustedes?

viernes, 5 de julio de 2013

Calvin y Hobbes de Bill Watterson

Estos comics son geniales. Calvin es un niño de 5 o 6 años. Su papá, el joven norteamericano que no tiene tiempo para el pequeño. La mamá es la que cuida de él, y desespera tremendamente a cada rato. La amiga que es la única que saca de control a Calvin, y el más importante Hobbes, un tigre de peluche.

Calvin tiene tanta imaginación que ésta le da vida a Hobbes, lo extraño es que le otorga más inteligencia, sabiduría y control de emociones que al mismo Calvin. Y muchas veces esta chispa de imaginación le gana en la escuela imaginando a su maestra como un monstruo, o con sus padres, unos espantosos extraterrestres que lo quieren secuestrar y experimentar con él.

Si yo hubiera tenido un amigo imaginario, hubiera deseado que fuera como Hobbes. Para muestra vale un botón. Los pongo en ingles que es la lengua natural del autor y se disfruta más, pero si lo quieren en español, comenten y con gusto lo hago.

Buen fin de semana.

ch130616

ch130618

ch130619

ch130621

viernes, 28 de junio de 2013

Recall Recall Recall

 

SAM_0193

Siendo chavales, mi hermana y un servidor nos fuimos de vacaciones con un amigo y su hermana. ¿Pueden creerlo? Tendríamos entre 14 y 17 años de edad, y nuestros padres nos dieron permiso de largarnos de vacaciones. Bueno, nosotros lo manejamos diferente, es decir, yo les dije que iríamos con los papás de los otros y los otros con mis papás. El asunto es que mi amigo tenía carro. Su papá tenía dinero así que en ese entonces estudiaba en una buena universidad y le había comprado un Citation Chevrolet, cómo me encantaba ese auto. Rugía cuando pisabas el acelerador y arrancaba derrapando el asfalto. Mi tía tenía uno igual, de color blanco, y cuando los cines de Plaza Satélite se encontraban en el estacionamiento de verdad que me fascinaba pasar despacito hasta acercarme a la fila de los que compraban los boletos, pisaba el acelerador, sacaba el clutch de un golpe y las llantas rugían que todos brincaban y me la mentaban mientras les dejaba el humo de chapopote.

Como decía, llevamos pocas cosas, siendo jovencillos que no tienen la reverenda idea de nada pues llevamos lo necesario: trajes de baño, shorts, playeras y hartas chelas. Manejamos del DF hasta Puerto Vallarta. Recuerdo que nos detuvimos en Guadalajara, en un centro comercial para comer. Durante todo el trayecto escuchamos un solo casete (cajita delgada rectangular que contiene una cinta magnética donde uno grababa las rolas del momento y que para regresarla y escucharla del principio usabas una pluma introduciéndola por un engrane y la girabas rápidamente hasta que el casete se detenía. Esto evitaba que desgastaras las bandas del aparato o auto estéreo), el de Milli Vanilli. No. Los nuevos esos chafas que disque eran los originales, no. Para mí los buenos. Los dos negros que vestían con pantalones holgados y tenían sus largas rastas que les llegaba hasta la cintura y brincaban como orangutanes cuando bailaban, esos.

1265599693_RLMilliVanilli

Escuchamos el álbum Milli Vanilli de 1988 All or Nothing completito, fácil unas cincuenta vueltas le dimos al casete completo. Y ahora que escucho nuevamente estas canciones me remontan a ese viaje: Al calorcito, el mar y las palmeras; al estar solitos en el bungalow que rentamos y que no nos preocupaba nada el qué comíamos, solamente lo que bebíamos; a la maldita cucaracha que parecía gato por su tamaño que entró al bungalow y le arrancó el primer grito agudo (de niña) a mi amigo. A la disco que estaba en un hotel y era típica ochentera, la bola de cristales en el techo, el piso de cuadros de color con foquitos debajo y poniendo rolas como Square Rooms, Tarzan Boy, uuy que buenas rolas.

Ahí me aventé mi primera manejada en el Citation en carretera, fue de Guayabitos, una playa muy tranquila hacia Puerto Vallarta, como una hora aproximadamente. Qué buen viaje, nos la pasamos a todo dar. Ya al regreso pues no faltaba el regaño de papá y el de los papás de mi amigo, pero bien valió la pena.

Es increíble como la música te trae recuerdos y estos fueron los míos.

miércoles, 19 de junio de 2013

Risas y lagrimas

 

2013-06-17 20.22.56

Ayer cene una hamburguesa de esas tan grandes, que aunque te disloques la quijada no te entra. Pues a duras penas me la refiné y ya saben, como a eso de las tres o cuatro de la mañana el malestar me despertó. Y vaya de las cosas que se le ocurren a uno. Como que a esas horas el cerebro trabaja de más y a lo sonso.

De pronto imaginé, sí, imaginé que uno no está panzón nada más porque sí, no señor, todo tiene algo de fondo. Tres hombres gordos, panzones, de brazos velludos y mameys, con delantales blancos y gorras tipo chefs sudadas y sucias cortaban con grandes machetes y cuchillos una enorme hamburguesa que descansaba sobre una larga mesa, y todo esto sucedía dentro de mi panza. Por eso estoy panzoncito y pachoncito.

El más fuerte de ellos se limpió el sudor de su frente con el delantal y señalando los hornos de piedra mencionó: ¡Ya basta! No puedo más. Hace demasiado calor en este lugar.

Me asombré de pensar que yo también tenía calor y mi estomago lo sentía aun lleno. me levanté con mucha pesadez y me refiné una botella de agua. Qué descanso. Vi a los apestosos chefs sonreír al entrarles el agua de lleno, apagando los hornos y remojando la carne dura de la hamburguesa. El pedo del final fue el escape de los vapores de los hornos.

En mi alucine hasta pensé en crear nuevas historias para el blog: las aventuras del indio Camufe, un pobre diablo que lo bajaron a tamborazos del cerro del Chichiquihuite para que se pusiera a estudiar y se le quitara lo zángano, con eso de que los ninis están de moda, y lo peor de todo es que se siente descendiente directo de Moctezuma, y por lo tanto, sangre pura recorre sus venas. Lo que no sabe es que es del grupo más común, el O positivo, como el resto de la raza.

Voy a crear más historias de Padawans de las Star Juars. Y un día de estos me voy a parar frente a un grupo de personas sonrientes a contar chistes o decir jaladas como las que acabo de escribir. Capaz que lleno bares.

Lo peor de todo es que empecé a recordar la pesadilla de la noche anterior, cuando de la nada, de esas pesadillas que a huevo se cuelan en el sueño y no lo puedes evitar, que mientras platicaba con alguien me decía algo de una niña que había fallecido. Se me puso la piel de gallina. En eso veo que mis zapatos cambian de lugar. Pongo más atención y veo una manita pálida que sale del suelo y cambia de lugar uno de mis tenis. En mi sueño, no que si es real me cago. Desperté temblando y he evitado preguntar si algo a pasado en esa habitación. Total, si no te enteras todo queda en malos sueños.

El pasillo de la foto como me da miedo. Siento que las gemelitas del resplandor van a estar observando desde el fondo. Por eso mejor ni veo, solo corro a la puerta y me encierro.

viernes, 14 de junio de 2013

El Hombre de Acero

 

bg

Hoy se estrena la película de El Hombre de Acero. He visto los cortos y se ve interesante. Sí, ya lo sé. Pensé lo mismo en la anterior y qué mala película, lo único rescatable fue el villano, Lex Luthor. La bala que se dobla en el ojo de Superman fue super churrazo, se pasaron.

Al menos en la que se estrena hoy los efectos mejoraron. La trama es en relación al General Zod ¿lo recuerdan? Es el malo malísimo que escapa de la zona fantasma, donde el papá de Superman lo encierra de por vida por asesino y kulei, y que ahora al verse libre busca venganza.

Las escenas de pelea se ven impresionantes, y más que ahora no es la super fuerza impuesta sobre los humanos común y corrientes. No. Es la lucha entre super hombres al parejo. Lo malo es la raza, que recibe los daños de la pelea entre los fugitivos y Superman.

Estoy seguro que DC Comics se dio cuenta de la mega paliza que le estaba dando Marvel con todas sus películas, y al ver el éxito obtenido con las últimas películas de Batman, el caballero de la noche, creyeron oportuno reinventar el concepto de el super hombre para darle otro giro, más cruel, más humano, y por supuesto más apantallante.

Aclaro, no la he visto, es de lo que veo en los cortos. Dicen que trataron de que Bale, el actor que le diera vida a Batman, aceptara el papel de Superman pero lo rechazó, las mallas azules le hacen ver muy delgado.

Cuando era niño me refinaba todos los “cuentos” de Superman, Batman, El hombre araña, Archie, La pequeña Lulú y demás “cuentos”. Les llamábamos en mi época cuentos, no Comics, ches niños americanizados, eran cuentos de tamaño pequeño con papel reciclado (o eso al menos parecía pues estaba muy corrientón) con buenas ilustraciones y buenas tramas, pero ya en otra ocasión les hablaré más de ellos. Solo espero que esas buenas tramas por fin se vean en las historias de la DC cuando las lleve al cine. Ya están como Televisa o TV Azteca que parece que se les acabaron las neuronas y no se les ocurre nada nuevo, ni como historia ni como actores. Esas dos sí son empresas de reciclaje, qué bárbaras, todo lo reciclan, historias y actores.

Si la ven ahí me platican qué les pareció, mientras les dejo el corto para que se animen.

Salud para todos

jueves, 13 de junio de 2013

Funny!!!!

 

817_522410217784316_192449864_n

7155_493023037433103_1715410068_n

179739_493022994099774_1221129424_n

544815_317559138312828_676913026_n

579242_10152872668285217_903454096_n

¿Normal?

 

Durante mi niñez aprendí la lección más difícil, el que no siempre las cosas que tú crees normales lo son. Yo no fui parte del común denominador de la religión de los mexicanos. No. No fui católico apostólico romano. Nací en el corazón de una familia que no practicaba esa religión, sino una iniciada en los Estados Unidos, y mejor omito el nombre para evitar entrar en detalles.

Para mí era normal. Era como respirar, comer y jugar. Así me criaron: asistir tres veces por semana a la congregación para escuchar palabras de alguien que se paraba al frente, y que si cuchicheaba con mi hermana quien siempre se sentaba a mi lado recibías un pellizco en la pierna o el brazo por parte de mi mamá. Era normal que me vistieran formal para asistir a estas reuniones, que le dieras grasa a tus zapatos, que te perfumaras, que te peinaras. Era normal un miércoles en la tarde, a esa hora que comenzaban las caricaturas de La Pantera Rosa, recibieras regaños porque no te despegabas de la TV ya que era hora de partir a recibir clases de la biblia.

cristiano-buenas-nuevas-200x186

Martes y miércoles por la tarde noche y domingos en la mañana. En este ultimo día era levantarnos muy temprano para arreglarnos y asistir. Aprendí a hacerme el nudo de la corbata desde muy temprana edad y me acostumbre a usarla sin que me molestara. Terminaba la sesión y mis padres siempre se quedaban saludando a todo el mundo, y a eso de las 11 am se quedaba un pequeño grupo que se organizaba para dar el mensaje del Señor de casa en casa. Qué miedo. Eso sí me daba pánico, y peor cuando no me tocaba con alguno de mis papás sino con otra persona. Tocábamos en las casas y el compañero me decía “Te va. Tu turno.” Y se me caían los calzones de solo pensar. Recuerdo que rogaba que nadie saliera, que no salgan de la casa, y tómala barbón, abrían la puerta. Me tocaba de todo: señores, señoras, ancianitas, jóvenes, de todo. La mayoría creo que por verme pequeño me escuchaban, pero terminaba y vámonos. La verdad es que repetía la misma frase o combinación de palabras una y otra vez, como un robot, ni siquiera lo procesaba.

Era muy raro que el domingo regresáramos a casa temprano. Normalmente alguien nos invitaba a una comida, o una cena, o a una fiesta. Siempre estábamos fuera. Al poco tiempo mi papá era el pastor de la congregación que asistíamos, así que sus responsabilidades crecieron y con ellas nosotros nos vimos más inmersos en sus visitas a otras congregaciones, a otras familias, a estudios bíblicos, de todo lo relacionado a la religión.

Era normal no celebrar los cumpleaños, ni el día de la madre ni el padre. No había navidades ni años nuevos. ¿Cómo dicen? Ojos que no ven corazón que no entiende. Para mí todo era normal hasta el día que por azares del destino mi hermana y yo nos quedamos en la casa de los abuelos el día de noche buena, y entonces vimos, y aun así no entendimos. ¿Qué podía ser tan malo para no celebrar en familia con una gran cena deliciosa y muchos regalos? ¿Dónde estaba el diablo metido, bajo la mesa, entre las sillas? En el árbol de Navidad, decía mi padre, en las luces que parpadean, en el ambiente navideño. ¿Por qué? Entendí que las festividades eran paganas, dirigidas al dios Sol, que no tenía nada que ver con Cristo ni el Señor. ¿Y eso qué? Yo veía que lo hacían no para adorar a nadie, sino para divertirse.

Era normal que cuando algo malo hacía mi papá se sentara frente a mí con una biblia en su mano. Me recitaba un par de textos y me preguntaba por qué lo había hecho.

Poco a poco y al crecer me di cuenta que lo que hacía no era normal. No. Vivía en un mundo que no era normal. Era un frikie que había leído, a la edad de 12 años, más de tres veces la biblia, y que podía citar textos y pasajes memorizados mejor que un adulto. Qué duro es saber que todo lo que parecía normal no lo era.

PD: las religiones y sus enseñanzas son buenas, el problema es de quién las practica, cuando les gana el fanatismo y deja de ser algo racional.

Salud para todos.

testigos_predicando_de_casa_en_casa

miércoles, 12 de junio de 2013

Guerra Mundial Z

 

guerra-mundial-z-9788415828006

Hablando de zombies y es que no falta mucho para que estrenen la película de Guerra Mundial Z con el pseudo actor Brad Pitt, me gustaría comentarles mi opinión acerca del libro.

A mí me gustó mucho pues es diferente a lo visto en películas y al concepto como tal de zombie (lento y torpe) que en la novela son rápidos y hambrientos (iba a decir furiosos pero con eso que está la 6 en el cine). En sí el libro es la recopilación de los escritos de los sobrevivientes durante la guerra Z, y que para esto ya terminó. Al pasar las hojas leemos cómo empezó todo y les voy a comentar el inicio: En una aldea recóndita de China, de esas que ni camiones llegan, un padre y su hijo se disponen a sumergirse en un lago para sacar tesoros del fondo. Aquí resulta que por una especie de peste que azotó un poblado, el gobierno decidió acabar con todos abriendo una presa e inundando toda esa área (donde ahora están los tesoros que dicen yacen en el fondo). Sí, ya se imaginaran cuál es esa peste: ZOMBIE. Estos dos se hunden para ver qué encuentran y al padre algo lo alcanza en su pierna mordiéndolo. Llega a la aldea ya enfermo cargado por su hijo. No sabes cómo pero de inmediato llegan las tropas del gobierno, aíslan a todos, atan al señor este, que no les sirve de nada pues alcanza a dentellear a dos o tres soldados, y de ahí, de ese pequeño punto empieza la epidemia.

Luego otro personaje te habla que estaba en África, y como se esconde en una choza mientras escucha el correr de los hambrientos. Después explican que debido al tráfico de órganos, muchos de ellos ya llegan infectados a los hospitales y entonces se propaga la infección en más lugares. Tiene historias en el Tíbet, en Israel que es el único país preparado para la infección. Cuenta que todos en Corea del Norte desaparecen, se los carga el payaso a todos.

Lo de Japón me gusta mucho. Un maestro de esgrima japonés (samurái) que aparte es cieguito se esconde en el centro de un enorme parque y ahí con su sentido del oído muy bien desarrollado rebana brazos, cabezas y piernas de los ya muertos.

El libro empieza con el inicio de la guerra, cómo empeoró todavía más hasta que gracias a la unión de todos los pueblos comienzan a enfrentarse contra estos muertos y logran vencerlos.

zom

La mejor parte del libro es la descripción de los ataques de los zombies, pues como dije al principio estos no son lentos ni torpes, no, corren, y corren cañón. Además no se detienen ante nada, pues juntos es una masa hambrienta que en lo único que piensa es en nuestra carne. Imagínate que estas entre las tropas, afuera de una ciudad infectada de estos muertos. De la nada salen de las calles corriendo hacia ti y tus compañeros. Abres fuego y destrozas a dos, cinco, diez, veinte y tus compañeros otros tantos. No se detienen. Cambias cartucho en tu arma y eso les dio un avance de diez metros. Disparas nuevamente y acabas con cinco, veinte hasta cincuenta. De pronto notas que no se detienen, siguen avanzando. Ya sea pisando los cuerpos, arrastrándose sobre de ellos, sin importarles nada, siguen avanzando. No les da miedo nada: las balas, las bombas, el fuego, nada. En ese momento seguramente te sentirás una chuleta lista para devorarse.

Es un libro que lo lees en un fin de semana y que tienes que terminarlo para conocer el final. Muy bueno, lo recomiendo a pesar que en México está muy caro, lo venden a precio de Best Seller recién salido de la olla cuando ya tiene sus añitos.

Salud para todos.

CR_819018_guerra_mundial_z

viernes, 7 de junio de 2013

Los leones de Tsavo, Kenia

 

lions split diopter

En esa región se encuentran (o encontraban, con eso de la extinción de las especies gracias a la sobrepoblación y consumo de recursos naturales) una raza de león muy peculiar, ya que generalmente los machos tienen una melena abundante y las hembras no. En Tsavo los leones machos carecen de melena y son más agresivos que el león común.

623px-Tsavo_national_park_map_en

Se cuenta que en el año 1898 en esa región, el imperio ingles decidió utilizar el ferrocarril para comunicar los pequeños poblados de sus subyugados. Lo que más obstaculizo su avance fue la construcción de un puente provocando la llegada de muchos obreros para ayudar en la obra. Banquete para los leones.

Dos machos cazaron y devoraron atacando el campamento de los hombres a muchos de ellos. Fue tanto el miedo y pavor que sentían de estos dos animales que a uno de ellos le nombraron Fantasma y al otro, Oscuridad. Al final lograron cazarlos, los disecaron y si les interesa, están exhibidos en el Museo Nacional de Historia Natural de Chicago, USA. Para que entiendan la dimensión de estos animales, cuando están de cuatro patas, su cabeza me llega a los hombros. Al estar de pie sobre sus patas traseras me supera en tamaño. Su garra abarca el tamaño de mi pecho, y mira que soy un hombre de 1.80. Imagino el temor de los hombres al ver semejante criatura frente a ti. Estoy seguro que no tienes forma alguna de escapar de esa mole de hambre. Los come hombres, les decían. La agresividad de los ataques de estos felinos superaba en mucho la de sus hermanos y hermanas.

800px-Lionsoftsavo2008

Lo más extraño de esta historia real es ¿cómo dos machos cazaban y vivían juntos? Y aquel que diga “gays” le damos pamba con pica hielo. Es usual que el macho se rodee de sus hembras, o todavía es probable los leones solitarios, pero juntos dos machos eso es muy extraño. Otro asunto que llama la atención es que estaban cebados, es decir, para que un animal ataque a un ser humano para comérselo debió haber probado el sabor de la carne. Dicen que una vez probada ya nos escogen como su platillo favorito. Las cebras y ñus pasan a segundo término.

Existen varias teorías al respecto que intentan explicar el porqué del ataque de estos leones. Una de ellas dice que al ser leones solitarios simplemente defendían su territorio pero eran demasiado agresivos, además que sigue sin entenderse esa unión o alianza entre ellos. Otra menciona que tal vez sequías, la falta de alimento, las elevadas temperaturas o enfermedades acabaron con muchos animales considerados presa común de los leones obligándolos a cazar al hombre para no quedarse sin la papa. La última dice que es probable, y era muy común en ese entonces que los obreros murieran por enfermedades o mala salud, y que al ser enterrados lo hacían con su mini capa de tierra, fácil de ser olfateados y encontrados, o de plano dejaban los cuerpos a la intemperie. Los felinos, con hambre llegaron y se zamparon un cuerpecito, les gustó el sabor de la carne y se animaron a cazarlos vivos.

Es sorprendente como la realidad supera por mucho a la ficción. Gracias a esta historia se creo una película que a mí me gusta mucho: Garras, con Michael Douglas y Val Kilmer. Si no la han visto háganlo ya que vale la pena conocer la historia de este evento real.

yxSwciZCU5dUUNVtSgDoEMrxGyy

Se me olvidaba, el cazador, Patterson tardó nueve meses en cazar a los leones, nueve meses. No fue fácil. Y tú ¿cuál es tu teoría? ¿Por qué crees que cazaban juntos?

Salud para todos

Related Posts with Thumbnails