miércoles, 5 de junio de 2013

Pirate Latitude–Michael Crichton

 

pirate

Del creador de novelas como Parque Jurásico y Los Devoradores de Cadáveres (El treceavo guerrero) nos presenta una novela amena y de fácil digestión con un tema ya muy usado: Los piratas.

A diferencia de Disney y Emilio Salgari (que no tengo nada en contra de los anteriores), Crichton nos empuja a un mar lleno de peligros y aventuras sin ningún respiro, mostrándonos pequeños pero importantes detalles así como la crudeza de sus personajes. Después de seleccionar a su tripulación el Capitán Hunter se embarca en El Cassandra rumbo a la isla fortaleza española Matanceros, custodiada por cañones y cientos de soldados, y donde un gigantesco buque español, La Trinidad, lleno de tesoros espera para ser robado. Dicen que aquellos barcos que se han atrevido a atacar esa isla terminan en el fondo del mar, y sus tripulantes son alimento para peces.

El Capitán Hunter se enfrentará a la fortaleza, a otros buques españoles, a caníbales, y hasta el mismísimo Kraken, amo del mar, para llevar ese tesoro a su amigo, el gobernador de la isla de Jamaica. ¿Lo logrará?

La novela se lee como si bebieras un vaso de agua en el desierto. El autor nos describe detalles que son parte de la historia del imperio inglés para mantener sus alejadas colonias. Un ejemplo son las prisioneras. Mujeres que cometieron crímenes en Inglaterra y son enviadas a las colonias como esclavas. La mayoría de las colonias, hablemos en este caso de Jamaica, sobrevivía no tanto por las provisiones y oro que mandara la realeza, sino del asalto a los barcos de carga españoles, quienes competían por llevar tesoros a su rey. Una vez tomado el barco, una parte era enviada al rey y la otra se dividía entre los comerciantes manteniendo la colonia con consumo y circulación de moneda. Pero aparte de todo lo anterior, encontré muy interesante el papel de la tripulación ante los peligros que acechaba el mar.

Lazue, una mujer brava, se desempeñaba como los ojos del barco y su lugar habitual era el mástil más alto. Como bien sabemos la entrada a las costas para un barco grande es sumamente peligroso, pensando en los corales que crecen como paredes, los bancos de arena que se levantan gracias a la fuerza de las mareas, y lo peor de todo es que no se pueden crear mapas, pues el mismo mar cambia de un lugar a otro la posición de estos obstáculos. Crichton nos describe perfectamente como la chica, experta en el mar, escanea con sus ojos todas las manchas oscuras, los colores cambiantes del mar como el turquesa, verde y azul oscuro para marcar rutas de paso al barco y darle indicaciones a aquel que lleva el timón.

Muy buen libro, lo recomiendo y más antes de que salga al cine, pues Spielberg (creador de ET, Parque Jurásico, Tiburón, Indiana Jones, Transformers, etc…) ya compró los derechos para la creación de esta película, y como siempre, es mejor leerla antes y verla después.

Salud para todos.

Related Posts with Thumbnails