martes, 14 de junio de 2011

Escribir por gusto

portadalibro

No sé cuantos de ustedes sepan que termine un libro por completo de una historia diferente, y se los comento no por promover el libro (que mucha falta le hace) sino porque hace poco recordé lo difícil que es el que te tomen en cuenta en México, y les aseguro que en todo Latinoamérica.

Recién terminado y sin nada de experiencia lo envíe a tres editoriales, no recibí respuesta alguna. Lo mande a un concurso que por varios conflictos ajenos a mí, el manuscrito jamás llegó a su destino, y la editorial que organizaba dicho concurso se apiadó de mi pobre y lastimera alma aceptándome el escrito para su revisión. Dos meses después recibo el rechazo de esta editorial.

Frustrado y con más calma me lance con una editorial (con la que estoy actualmente) aceptándome su revisión, corrección y edición (claro a cambio de una corta, jeje, que se vale). Aprendí mucho del editor, pues me explicó como curso intensivo el escribir apropiadamente y bien. En un post anterior se lo dedique a él dándole las gracias y su ayuda.

No me siento un escritor hecho y derecho, es más ni siquiera pienso en eso porque no vivo de ello, yo escribo por entretenerme, por distraerme, por inventar historias, crear personajes y situaciones que me hubiera gustado vivir, y lo más importante, escribo por y para mis hijos.

Pero qué risa con aquellos que se sienten y gritan a los cuatro vientos que son escritores, en México. Para ellos tienes que haberte graduado de la carrera de Letras, Filosofía o algo relacionado con el tema porque si no, no sabes. Sus escritos pomposos y altamente refinados no son para la prole, sino para un grupo reducido (muy reducido) de pseudo intelectuales como ellos.

He visitado algunos blogs de dichos personajes y hasta en este mundo virtual lo demuestran. Uno anuncia que estuvo con aquel en tal evento (que nadie se enteró porque solo fue para una comunidad X) y aquel escribe que a lado de aquella leyeron extractos de poesías y relatos de X (que solo lo, la conocen en su medio) en el foro Z de Coyoacán.

Y de verdad que no importa, si para ellos ni el suelo les merece, está bien, que vivan como quieran pero que dejen vivir a los demás. En muchas partes y a través de la historia se ha demostrado que aquel que escribe o pinta o compone por gusto propio tiene más sentimiento que aquellos que lo hacen porque lo estudiaron. Lo hacen con más enjundia y sin usar palabras rimbombantes ni sacadas de un diccionario escogidas por su escaso uso.

Yo escribo porque me late, me apasiona y me inspira. Y si fuera un escritor de renombre, afamado por best sellers, millonario por películas de mis libros, le daría la oportunidad a los escritores noveles, por lo menos de leer sus obras y darles mi más humilde opinión. Diría siempre la verdad.

Tal vez eso es lo que más necesitaba en esa época, que alguien con experiencia de escritor leyera mi novela y me dijera: “guárdala en un cajón; lee más libros y hasta que te sientas más capaz, sácalo y continua escribiendo”. O un simple “vas bien pero te hace falta”. O de plano un “Hermano, con todo mi corazón te recomiendo que te dediques a pintar, pero la fachada de las casas”.

La verdad es dura pero necesaria. Con ella los castillos en el aire desaparecen y los pies perciben la dureza del suelo.

Lástima de aquellos que tienen la capacidad de ayudar a otros pero al no recibir beneficio propio no lo hacen.

Lástima de las editoriales, que como negocio lo primero es asegurar las ventas sin importarle la calidad.

Lástima que en México te encuentres con libros de actores de cuarta, política, narcotráfico y superación personal.

Qué lástima por los mexicanos, y no aquellos que invierten su dinero en lo antes mencionado, no, si no en esos niños y niñas que tienen el futuro de una nación como la nuestra, que podrían, y lo tienen a su alcance, leer incontables historias de fantasía, de ficción, de historia (no solo de México en donde de cada diez, nueve son aumentadas y corregidas), de miedo y de superación.

Gracias a los otros que sí confiaron, que leyeron y releyeron, que me invitaban a seguir escribiendo pues querían ver la historia completa.

Si algún día quieren leer algo diferente basado en fantasía con toques prehispánicos solo escriban un comentario solicitándolo y con gusto les mando el libro en versión PDF. Pero por favor, me gustaría conocer su opinión. Díganme, si algún día les gustaría verla en los estantes de una librería.

Salud para todos

Related Posts with Thumbnails