miércoles, 3 de agosto de 2011

VHS

Lo primero que yo vi con opción de ponerle pausa (que era una palabra nueva y hasta el botón con sus II era maravillosamente interesante) para levantarte al baño fue el video de Michael Jackson de Thriller. Un vecino recién había regresado de USA y nos quería mostrar algo. Cuando entramos en su casa observamos una caja metálica sobre su mesa a lado de la TV. Tenía botones y más bien parecía una grabadora pero de gran tamaño para unos casetes gigantes. Era una video reproductora VHS.

Después de ver esas maravillas todavía tardó un buen tiempo en comercializarse en México y para cuando sucedió mi papa compró una de esas cajas de tecnología avanzada. Otra cosa era conseguir las películas. Era muy difícil que compraras una, a menos que lo hicieras en las tiendas departamentales y a precios excesivos. Era mucho más sencillo que un conocido te prestara la o las películas que había visto más de mil veces en su propio reproductor. De esta forma conseguías algo pasable como esa película de que crean unos robots igualititos a los humanos en un parque de diversiones y un robot vaquero se vuelve malo y empieza a matar los turistas… jejeje.. esa película mi papá la tenía en super 8 (o séase de 8 milímetros [dícese de películas en cintas de rollo pequeñas que colocabas en un aparatejo que si lo agarrabas baboseando te metía unas quemadotas con la lámpara; y una vez que agarraba la cinta y empezaba a reproducir las imágenes en movimiento sobre una pared ronroneaba hasta hartarte]).

Y en esas nostálgicas épocas amigos de distintas edades (incluidos mis papás que no nos dejaban solos sin chistar) nos reuníamos cuando alguien había conseguido una película catalogada como superior al resto. Rambo, Rocky I y II son de las que, los adultos le daban esa categoría juntando a una gran banda a verlas. La primera, Rambo, era soportable todavía pero lo Rockies, jijo, pa aguantarlos era titánico, veinte veces iba al baño, otras diez por botana, otras veinte por más agua hasta que se acababa.

1976_VHS

Poco tiempo después a alguien se le ocurrió copiar la metodología norteamericana (qué raro, eso no es ni era nada común en México) de tener video clubes con renta de películas de todo tipo. Y no crean que eran como hoy conocen el Blockbuster, nooooo, nada que ver…. Los primeros clubes parecían de mala muerte, hasta daba miedo entrar rogándole a diosito que te dejaran salir con vida. Después mejoró con los VideoVisión para terminar con los VideoCentro que mejoró por mucho la calidad del servicio.-

Pero que tal cuando veías la película, había un… (tanto usamos la palabra botón que me quede pensando: achis… no es un botón, es un… es un… es un… ¿???) una perilla que tenía por nombre Tracking que cuando se veía mal la girabas y las rayas se le quitaban…

Ahí fue como vi El día más largo del siglo, Ben – Hur (no es cierto, desde chico mi papá me llevaba a los maratones que organizaban los cines como Diana o los grandes cines y que pasaban Ben – Hur, seguido por los Diez Mandamientos; u otro día una ronda de Lo que el viento se llevó y Lawrence de Arabia [ algunos de ustedes sino es que la mayoría no entienden de porqué la queja: cada película dura cerca de las 4 horas, si sumas dos cuanto tiempo te la pasas en el cine???]), y muy buenas películas que hasta hoy recuerdo.

Se estancó durante muchos años (¿o será mi percepción?) hasta que llegó el DVD (un disco de plástico que hizo resurgir el tema de la piratería como un Booooom social bien cañón) que mejoró por mucho la imagen y después salió el rumor del HD que muchos me decían: ¿qué es eso wy? High Definition contestaba yo y al mirar sus ojitos diciéndome que seguían sin entender les explicaba que era como ver una película sin cataratas ni lagañas en los ojos…

No terminaba de definirse bien lo del HD cuando llegó el Blu Ray (wuuuuuuuaaaaauuuu) que sientes que estás viendo una ventana (no es para tanto pero muchos dicen que alcanzas a verle los granos a la Lorena Herrera de su cutis [achísss, yo se los veía desde la tv en blanco y negro]).

Espero que esto sea de ayuda para que cuando nuestros chamacos crezcan y algún día nos pregunten: ¿cómo que había algo que se llamaba VHS o Beta? Podamos responder dignamente y sin enojarnos: a ver chamaco payo, no creas que siempre ha existido ehehehe.

Salud para todos.

Related Posts with Thumbnails