lunes, 14 de septiembre de 2009

Historias de Padawans.

planetas Les quiero dar una probada de lo que el ingenio, la creatividad, la imaginación y el humor puede crear al ser vertidos en el interior de una olla, el resultado es…., bueno, ustedes opinaran.

Son diferentes foreros que agregan su propio relato en una sola historia (cada relato por forero esta marcado en gris claro u oscuro, según sea el caso), y comienza de esta forma:

En una galaxia muy, muy lejana.

No fue en un tugurio de Most Esley, ni en las verdes lunas de Endor, ni siquiera en las praderas de Yavin; fue en pleno corazón de Coruscant donde el Maestro Beidomon encontró aquel mapa tan extraño. Colgaba de la mano muerta de un cazarrecompensas de la más baja estofa, asesinado delante mismo de los morros del jedi. Su asesino, un androide programado para tal fechoría, se había autodestruido tras cumplir su cometido para evitar y complicar la tarea de investigación de los jedis.
El Consejo Jedi, reunido a su alrededor en la sala circular, escuchó su informe y llegó a la conclusión de que aquello debía investigarse.
—Además de tu padawan, escogerás seis jedis más para que te ayuden en la investigación. Si en un momento dado necesitas refuerzos, pídelos y te serán enviados. —dijo Yoda.

Cuando el miniespia portátil última generación marca Acme captó la conversación de los jedis, no lo dudo e instantáneamente conectó con su joven escudera.
—¿Fuego estas ahí?
—Presente —le llegó la voz entrecortada desde algún lugar de la base de los cazarrecompensas—, dime maestro.
—Coge tus armas, los jedis tienen un tesoro que buscar y vamos a llegar antes que ellos. Enviare el gran pájaro de hierro a buscarte.
—El pájaro no...
—No protestes es nuestra única oportunidad de llegar.
-Vaaaaale pero tú metes las monturas dentro.
—Esta bien... —accedió con un suspiro, ya se veía lleno de picotazos— ¿Qué haces que no te estas preparando?
—Voy voy.
La transmisión se cortó, Garrabutártulo volvió a suspirar, tiró de la cadena y abandonó su cuartel general en busca de las monturas.

En el interior de una nave del comercio, un padawan de Sith, cubierto por completo por su capa negra tomó un intercomunicador y marcó una conexión más allá de la orbita de asteroides Nixed 5, directamente en la luna Galeón.
—Wilwarin, no puedo contactar a mi maestra, Sith Cef; es importante que nos reunamos lo más pronto posible, un cazarrecompenzas, Boba-Duri me ha informado que los jedis están buscando un tesoro, algo que si cae en nuestras manos, aniquilaríamos por completo a nuestros más temidos enemigos.
Hizo una pausa y verificó el holograma, viéndose así mismo hablando con el aire, oprimió otro botón.
-Te espero en Coruscant y por favor, esta vez no olvides papel higiénico por que parezco mandril de las lunas de Endor, bastante coloradon del aquellin.

La Troka sobrevolaba la cadena de asteroides del área cinco del sistema solar. Solo el Capitán sabía donde coño estaba dando vueltas el anticuado trasto medio oxidado. Cuando una llamada fue interceptada por la nave…

—WIU!!!, WIU!!!, WIU!!! IÑIGO CABRONCETE SUELTA LA ANDROIDE EH INTERCEPTADO UNA SEÑAL HOLOGRAFICA EN EL PLANETA MAS CERCANO.
—Gritaba la troka desde la sala de comandos con una voz de mujer muy familiar para el capitán. Justo en el medio de dicha sala estaba sentado el maestro del mal vivir y gran sabio de la montaña, el Capitán Montoya dándole una nalgada a la robot mucama que llevaba un festival de chispas intenso entre sus metálicas piernas.
—Puedes marcharte Foxie Bunny. Pero antes trae una birra bien fría.
Ordenó Iñigo mientras subía la cremallera a sus pantalones. La pobre androide parecía una olla a presión temblando cuando cruzó la compuerta a la siguiente sala.
—HOSTIA!!! QUE ME LA EH PINCHAO!!!
Vociferó de dolor Montoya antes de que la compuerta cerrara detrás de su particular robot. La androide fue a la cocina a preparar la cerveza para el capitán y allí se encontraba el joven aprendiz.
—Joder con el maestro, se queja de que se la pincho. Ya debería estar acostumbrado. Que la Foxie ya esta tan jodia que da cantazos eléctricos de tanto darle. —pensaba Jimmix mientras se sobaba el paquete de recordarlo.
—RING!!!, RING!!! Buenas aquí, los Montoya hacemos el trabajo aunque estemos mal de la olla.—respondió automáticamente al teléfono el muchacho. Mientras al otro lado de la línea una voz asmática le informa su próxima misión…

Cuando abrió la puerta, después de casi dos minutos, el maestro Beidomon casi dio un paso atrás; el aspecto de la maestra jedi Sashka, de natural esmerado, parecía el de una tigresa salvaje: su rubia melena alborotada, su cuerpo desnudo plixelado pudorosamente allí donde el decoro lo sugería, gracias a su dominio de la fuerza, y una expresión de "al ataqueeeeeeeeeeeeeer" que tiraba patrás.
—¿Qué coño quieres? —le espetó con malas pulgas.
—Mejor vuelvo luego, que te pillo en mal momento... —dijo Bei.
—Mi padawan y yo estábamos meditando —Sashka miró la desnudez de su padawan, oculto al maestro Bei, y suspiró resignada—. Ya da igual, te has cargado la concentración, joder!!!! Pasa, pasa. TOTOCP, vístete o pixela tus magníficas vergüenzas, un poco de respeto al maestro Bei, que le vas a acomplejar.
El maestro Bei entró rojo de vergüenza, pero le consoló ver que el pobrecito padawan estaba tan cortado como él.
—Bueno, ¿qué quieres de mi? Además de mi cuerpo, digo.
Sashka poseía el cuerpo más deseado de la galaxia, y la muy zorra lo sabía. Su extraño carácter parecía más propio de un lord Sith y sus modos más propios de una pirata al servicio de Habba the Hutt que un educado y refinado jedi. Pero su compromiso con el lado luminoso de la fuerza era total, y pronto se acostumbraron y aceptaron su forma de ser.
El maestro Bei le explicó el motivo de su visita.
—Vale, cuenta con nosotros, ¿eh que si, TOTOCP? Ya era hora un poco de acción! — dijo, tocándole el culo al muchacho.
Bei salió de allí completamente escandalizado... y un poco caliente
.

Llegando al planeta Coruscant, el sith aprendiz Ahuizotl se detuvo en un pequeño puesto de alimentos esperando encontrarse con la sith Wilwarin, pero al no verla cerca de ese lugar, se dispuso a comer diez tacos de tripa, dos de ojo, una sopa de medula y remató con un plato de guisantes muy picosos. Al terminar, se dirigió a un pequeño bar para bajarse el alimento con una jarra de cerveza de Trendor, famosa por su sabor amargo, a pesar de ser orina de Buey Galáctico.
Pero no pudo acercarse a la barra, un dolor cruzado le pinchó en el culo subiéndole hasta el estomago, corrió con todas sus fuerzas hasta el baño y descargó el contenido sin miramientos.
Salió y se sentó sobre la barra, antes de empinarse su primer vaso, un grupo de soldados imperiales salieron del baño con ojos de locura y apuntaban con sus armas láser en todas direcciones.
—Pasen lista de todos nosotros, parece ser que han matado a uno de nuestro comando. —mencionó uno de ellos con voz nerviosa.
—¡Joder! —corrió el cantinero al baño y salió con su rostro lleno de miedo—, madre mía, le ha faltado poco para que lo desintegraran por completo, creo que todavía sigue con vida.
Ahuizotl pensó en que él jamás había escuchado ningún grito en el interior del baño, se extrañó.
—Lo más raro —continuó el cantinero—, no puedo imaginar cómo le han hecho para meterlo al interior de la taza.
—¡Joder! —pensó Ahuizotl—, no le jalé a la cadena.

Mientras tanto en un oscuro rincón de la nave espacial...........
-RASKAME ER lobulillo de la oreja .....decía er GRAN MAESTRO IÑI a su discípulo Jimiixx con gran delicadeza y eficacia le aliviviava del pikor de oreja....
-MAESTRO me párese que eso de detrás de sus orejas tienen patillas ..pues una a salio corriendooo ... fue entonces cuando el curioso bichejo paso por delante de un analizador ultraatomicodesfribiladorderayosX .
...entonces sono por megafonia ......LADILLAS GUERRERAS PROVENIENTES DEL PLANETA CORUSCANT ......
iñi y jimixx se miraron fijamente y poco a poco desviaron sus miradas hacia una ventanilla que daba al exterior de la nave ....
el planeta parecía acogedor , incluso se podía leer un cartel en idioma extraterrestre que decía WELKOME A MUA PLANET . iñi no se fiaba de nada pues estaba mu escaldao de to , y se dirigió hacia una especie de vestuario donde habían unas grandes takillas y sacó dos bolsas .....
—TOMA JIMIS PONTE ESTO ¡¡¡¡
—TA BIEN MAESTRO . —contestó er jimis
En cinco minutos aparecieron los dos vestidos de CHIWAKAS con la espada lumínica en sus manos , y gritándose el uno al otro ..QUE LA FUERSA NUS ACOMPAÑE ¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Garrabutártulo corrió a lo largo del pasillo con un trozo de papel higiénico aún pegado a la suela de su zapato y el extraño artefacto mágico de comunicación a distancia marca Nokia pegado a la oreja. Una voz femenina respondió a la llamada.
-Buenas, Aeroalquileres S.A., dígame qué desea.
-Buenos días, señora, querría que enviasen un pájaro de hierro a recoger a mi escudera y que luego pasase a recogerme a mí. Ella espera en la playa de Meira, y yo esperaré en Córdoba, junto al Merkamueble.
-¿Por pájaro de hierro se refiere a nave?
-Esos grandes artefactos de duro metal con alas que rugen por el cielo.
-Lo dicho, una nave. ¿Qué tipo de aeronave quiere?
-Eh... ¿Qué tipos hay?
-Mire, voy a enviarle la que me de la gana, usted ya se las arregla con el piloto para pagar.
Un "tut tut tut" monótono le confirmó a garra sus sospechas: la mujer había colgado.
¡Encima tenía que pagar él! Su escudera se estaba pasando.
Fuego Helado aguardaba en la playa la llegada del pájaro de hierro. Vestía unas calzas, una cota de malla y llevaba una daga colgada al cinto. Llevaba en su mano su lanzador de proyectiles de última generación, que se parecía sospechosamente a un arco. A la espalda llevaba un carcaj lleno de proyectiles sólidos perforantes con plumas en la parte de atrás.
Un ruido infernal la hizo mirar al cielo. No podía ser más que el pájaro de hierro que había encargado su maestro.
El pájaro de hierro estaba completamente pintado de rosa, y con el fuselaje pulido y brillante. El cuerpo principal del pájaro de hierro era voluminoso y con la forma de una esfera algo alargada. En la parte trasera, había un propulsor que quedaba oculto en una especie de semiesfera que se abría a la hora de ponerse en marcha. El tren de aterrizaje consistía en cuatro patas articuladas con un revestimiento liso para tapar los mecanismos. En el extremo delantero estaba la cabina: una esfera con dos ventanas redondas con cristales tintados, un faro triangular de luz roja en el centro y dos compuertas justo debajo que parecían unos prominentes incisivos. Encima de la cabina había dos placas alargadas y terminadas en punta de dudosa utilidad.
Realmente, la nave parecía un gigantesco conejo rosa.
Garra se cruzó con su compañero de piso que le avisó de que aún llevaba el papel higiénico pegado al zapato, pero no lo oyó. Entró por la segunda puerta a su izquierda y allí se pertrechó. Se vistió con unas mallas, un jubón negro con su blasón estampado en el pecho (un Zagloso marrón agarrando una barra de pan sobre fondo dorado) y una capa negra. Por último, tomó su sombrero de paja y cogió su petate con todo lo necesario para los largos viajes.
Se dirigió al balcón para coger las monturas. Respiró un par de veces, y entró en él.
Al instante una cabeza terminada en un duro pico salió disparada hacia él. Una segunda no tardó en llegar. Garra recibió doce picotazos y había perdido su sombrero cuando consiguió calmar a las monturas. Ya estaba acostumbrado, Arguruzku y Pollo Asado siempre habían sido dos avestruces con muy mal genio.
-Esto es trabajo de mi escudera, ¿por qué tengo que ir a por las monturas yo? - Pensó Garra algo enfadado- La próxima vez lo hará ella. Y también pagará ella el alquiler del pájaro de hierro, por Korgoth de Barbaria.
En ese instante escuchó un gran estruendo. El gran pájaro de hierro se oía por encima de los edificios. Debía darse prisa.
Agarró a los avestruces por el cuello y corrió hacia la puerta, y luego escaleras abajo hasta llegar a la calle. Al llegar abajo, Garra sonrió orgulloso. Sólo se había caído una vez por las escaleras, estaba mejorando.

Continuara…..

Tomado de: http://www.fantasiaepica.com/una-historia-padawanera-t5165p6.html

Related Posts with Thumbnails